Textos auténticos o modificados en clase de ELE.


Es muy frecuente escuchar que algunos profesores se cuestionan a cerca de la elección de materiales auténticos o modificados para la elaboración de sus actividades en clase o fuera de ella. Esta discusión se debe, según mi experiencia, a aspectos como: la falta o el exceso de materiales para el nivel de referencia de los estudiantes, el reiterativo interés por implementar las líneas didácticas del enfoque comunicativo en cuanto al uso de materiales auténticos se refiere, el desconocimiento de la manipulación correcta y adecuada de los textos, el miedo a que los aprendientes no los entiendan debido a sus contenidos léxicos, funcionales, lingüísticos o sociolingüísticos o simplemente la comodidad de utilizar solo  los materiales propuestos en el manual que trabajamos.
Es importante tener en cuenta que los materiales tanto auténticos como modificados son recursos didácticos indispensables en el proceso de enseñanza/aprendizaje de la lengua segunda o extranjera; por esta razón ambos tienen validez según la destreza que se quiera trabajar. En general, son las destrezas de carácter receptivo, es decir la comprensión auditiva y lectora, las que más hacen uso de estos textos. Según la autenticidad del texto, Alonso (2012) clasifica los textos en auténticos, auténticos pero manipulados (recortados, adaptados, etc.) y confeccionados por el profesor o el alumnado.
En este contexto, el profesor juega un papel significativo puesto que este está encargado de la elaboración, la selección,  la modificación o la creación de textos según las necesidades del público aprendiente: su nivel de referencia, el objetivo de la actividad (si se busca hacer más énfasis en la forma que en el significado o viceversa), el tema del texto (interesante, divertido, atractivo acorde a los gustos y preferencias de los aprendientes), entre otros. Adicionalmente, el enseñante cuenta con un abanico de fuentes de consulta y referencia que tiene a su disposición. Alonso, en el volumen 2 de su libro Soy profesor/a: Aprender a enseñar, nos ofrece un repertorio de materiales auténticos en los capítulos 11 y 12 que nos serán de gran ayuda en el momento de buscar estos recursos. También, es necesaria la aplicación de estrategias claras y coherentes que acompañen a dichos textos para facilitar la realización de la tarea que se quiera hacer. Para ilustrar esta idea, antes de trabajar con el texto autentico, es imperativo presentar el vocabulario desconocido o los contenidos sociolingüísticos que podrían dificultar la comprensión del mismo, por ejemplo usando un pequeño glosario o empleando imágenes que ayuden a explicar o definir las nuevas palabras y los nuevos conceptos. De esta manera el aprendiente comienza a hacer predicciones sobre el contenido del texto y se le prepara para la ejecución de la tarea.
En resumen, los materiales auténticos y modificados nos ofrecen una inmensa variedad de recursos los cuales deben ser escogidos, preparados, adecuados y transformados de acuerdo a nuestros estudiantes; son ellos el centro de la actividad de aprendizaje y por lo tanto nuestra meta. Ellos son nuestra fuente de inspiración y nuestro motor para continuar con tan fascinante y gratificante labor.

Bibliografía
ALONSO, E. (2012). Soy profesor/a: Aprender a enseñar 2. Madrid: Edelsa.


Entradas populares